¿Qué es lo que has venido a hacer aquí?

¿Qué es lo que has venido a hacer aquí?
He venido
a besar tus labios con mis ojos,
a dejar en tu cuerpo mis caricias,
a rezar a un dios estupendo y lleno de vida,
a respirar el aliento mismo de la creación,
pero sobre todo,
por siempre y para siempre,
a amarte, hermano mío,
amarte y no dejarte de amar,
nunca más dejarte de amar.
(Francisco J. Francisco Carrera, "Luna de Agosto")

domingo, 1 de abril de 2012

PRIMAVERA SORIANA


Siempre hemos sido el Uno jugando a ser los muchos...

Quiero cerrar este domingo la que denominaré la “trilogía” (pues habrán sido 3 entradas, el 3 es mi número mágico) de las prácticas de Educación.  Y voy a cerrar con el aspecto que más me ha conmovido porque quiero que, en la medida de lo posible, el eco de lo que ha  pasado resuene durante muchos más días, meses, años, vidas incluso…

In short, lo que me ha llevado a las lágrimas (de belleza y orgullo y extrema felicidad) es ver con mis ojos y mi corazón (como dice el Principito, lo esencial es invisible para los ojos y sólo se puede ver con el corazón) uno de los actos de solidaridad más profunda que he encontrado en la Universidad a lo largo de los años (y han sido muchos, como profesor y alumno).

Ha sido una modesta representación del grandioso mayo del 68 francés que quiero recordar aquí, acaso porque mi yo francófilo (influido, claro está, por esa hermana maravillosa que tengo que siempre me presentó Francia como un país alucinante, al que a día quiero casi tanto como a Inglaterra o Irlanda, que son mis favoritos).

El mayo del 68 francés vio cómo un grupo de estudiantes de sociología de Nanterre ocupaba la Facultad, más tarde el movimiento se extendía a la Sorbona, centró mítico del conocimiento en Francia.  El gobierno de De Gaulle acabó claudicando más tarde…
Y allí nos dejaron esas perlas ideológicas que recordamos siempre, y que saben mejor en francés:

Il est interdit d’interdire (prohibido prohibir)

L’imagination au povoir (la imaginación al poder)

Hay tantas y tantas, que bueno, entre eso y Baudelaire yo ya tendría “food for thought” para rato…

Somos herman@s, se nos olvida a veces, pero tod@s lo somos.  Incluso aquellos “seres grises” que andan perdidos en el limbo de la vida tocándonos las narices con su aparente mediocridad y deseo de poder.

El único poder es el de la Imaginación y el del Amor.

Somos seres creativos que juegan y se expresan amando y creando (pues al fin y al cabo es la misma cosa), no os engañéis, no sois otra cosa que bellos seres de luz que bailan con las sombras.  Aunque lo olvidamos tan a menudo, nunca hemos sido otra cosa.

Y eso hemos tenido en la uni en Soria.  Imaginación  y Amor.  Una llama que ha integrado a las sombras, las ha aprehendido y las ha hecho suyas.

Y vuelvo a lo que iba… ¿Sabéis qué ha sido lo que me ha emocionado hasta las lágrimas de esta “revolución primaveral Soriana”?  La solidaridad que nos han demostrado los estudiantes, SU COHERENCIA Y AMOR.  Se han querido y se han respetado, a nivel individual y como colectivo.  A pesar de que much@s (la mayoría) de l@s alumn@s tenían un destino cómodo, se han plantado por sus compañeros que tenían destinos más alejados y menos accesibles. 

Esa ha sido SU MAYOR GRANDEZA, ese ha sido SU EJEMPLO, y eso va a permanecer por siempre, porque esos gestos no desaparecen.  Yo al menos lo voy a recordar año tras año, y voy a aplicarme la lección a mí mismo.

¿Creeran ell@s que han luchado solamente por sus derechos?…, no lo sé, pero si es así, que sepáis, querdid@s mí@s, que eso no es del todo cierto, habéis luchado por tod@s.  Es lo que tiene dar un ejemplo, que se da en un momento dado y por una situación particular pero se extrapola a muchos otros órdenes de la vida.

Así que, si estos futuros maestros me han demostrado cuánto me queda por aprender, lo coherente y honesto por mi parte es, primero, darles las gracias y, lo segundo, mirar de frente la realidad y aplicarme el cuento.

Y no voy a decir que lo voy a hacer “a partir de mañana”, lo voy a hacer a partir de ya.

Llevo años girando sobre mí mismo, sobre todo desde que la Uni de mi amor me puso en la encrucijada de “irme perdiendo muchas de las cosas que había atesorado tras 11 años de docencia o quedarme perdiéndome a mí mismo”, como sabéis me fui.  Hice lo que entendí que tenía que hacer del mismo modo en que a día de hoy sigo haciendo lo que entiendo correcto y coherente con mi corazón.  Y lo que acabé encontrando en esos dos años de retiro interior fue algo inesperado, algo que todavía estoy estructurando.  Algo precioso, preciso y preciado.  Acaso por eso soy tan consciente de la importancia del gesto que todos hemos visto, al menos para mí ha sido claro.

ESTAMOS ANTE UN CAMBIO DE PARADIGMA.

Y yo ahora mismo estoy dando saltos como loco de alegría, algo que, como sabe toda la gente que quiero, hago muy a menudo.

Los políticos pensaban que los estudiantes se iban a regir por la ley del “mínimo esfuerzo” como pensando: “como la mayoría no está tan mal, ya verás como el grupo se calla, es a lo que está acostumbrada la sociedad así que a esperar…, que seguro que se cansarán”.  Es lo que hemos hecho todos (yo el primero) tantas veces, callar, mirar para otro lado, como si no fuera con nosotros…

Y ZACA, en todos los morros, los estudiantes se miran, se reconocen y se dicen, “tí@, yo estoy mejor que tú, pero es que yo soy tú, y como te aprecio, COMO TE QUIERO, y no quiero que tú sufras, yo me planto contigo, y si nos quitan todo, nos lo quitan a los dos”.

Ahí es nada…

Ha llegado el momento.  Siempre fue ahora.  Siempre ha sido ahora.  Pero sólo ahora es ahora.  Y es AHORA.

Nada más, que el espíritu de esta revuelta permanecerá como todo gesto VALIENTE Y SOLIDARIO.  Yo, a partir del domingo que viene, recogeré de nuevo otros temas alejados del ámbito universitario (que no me suelo ocupar de la uni en este blog, la verdad), de otros mundos, de otros sueños, pero al menos en esta primera Luna de Agosto de abril quiero aportar una última caricia a esta “primavera Soriana” que nos han regalado nuestr@s estudiantes, y ya que, como sabéis, lo mío es, por vocación y firme decisión, la POESÍA, me despido con un poema.  Así que vengan esos versos compuestos para la ocasión…

PRIMAVERA SORIANA
por Francisco José Francisco Carrera
porque creer es crear,
y porque somos los artífices de la magia en el mundo,
 demiurgos inocentes que no paran de jugar.

Resplandecía su luz
entre las sombras.

Era un corazón
que venía del invierno
pero a cada latido
el verde de la vida
palpitaba más y más.

Ellos fueron uno
a la vez que un mundo
oculto y olvidado
renacía.

Esta vez era cierto,
desde la orilla del miedo
alas blancas de fuego
cubrieron el cielo
con una dulce violencia.

Todos los miramos
sorprendidos,
sabiendo que
junto a ellos
también nosotros
estábamos cambiando.

Sabiendo
que todo iba a ser distinto
por fin,
que el momento
había llegado
de dejar atrás
el odio y la desidia
y que ahora,
sí, AHORA,
el Amor abrazaría con firmeza
el dolor y la tristeza
prendiendo en llamas
para siempre
un mundo viejo y decadente…

..y de las cenizas silenciosas,
como niños que despiertan
al mundo una mañana de agosto,
nos reconoceremos por fin
dejando atrás todas las máscaras,
y con la dulzura de recordar
quiénes somos en verdad
empezaremos todo de nuevo
acaso para volver a olvidar,
pues es un juego...

Pero aunque el olvido
regrese, herman@ mí@,
esta vez,
os lo prometo,
seremos conscientes para siempre
de que hemos venido aquí
para una cosa,
que tenemos un destino,
estamos aquí
para Crear
en un juego de formas
sin final
porque esa es la única
manera
de descubrir
qué es Amar,

qué es Amar
de verdad.

Gracias, herman@s co-creadores del nuevo mundo, qué privilegio, digo de nuevo, saber que juntos creamos y creemos, que juntos las sombras se empiezan a iluminar y lejos de alejarse se hacen un hueco en el  nuevo orden luminoso y se disponen a disfrutar….

Besos enormes!!!!!

2 comentarios:

  1. Gracias por todo tu apoyo!

    ResponderEliminar
  2. Gracias de nuevo a vosotros, al menos ha acabado bien. Take care!!!

    ResponderEliminar